Siete propósitos de Año Nuevo para mejorar tu hogar y ahorrar

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

Estamos a punto de comenzar un nuevo año, lo que quiere decir que volvemos a tener otra oportunidad de cumplir alguno de esos buenos propósitos que nos harán mejores o que ayudarán a que vivamos mejor. Terminar cada mes con algo más de dinero en la cuenta seguramente estará en esa lista de objetivos.

Si es así, empieza por hacer cambios en el hogar. No solo lograrás reducir las facturas, sino que además te sentirás mucho más ecológico. Por si necesitas inspiración, aquí va nuestra lista de siete propósitos para el nuevo año:

  1. Si no te has pasado a la tecnología LED, ¿a qué estás esperando? Es fácil, solo consiste en cambiar las bombillas. Consumen hasta un 90% menos de energía y duran una media de nueve años. Según cálculos del Consejo Andaluz de Colegios de Ingenieros Técnicos Industriales (Caciti), en una casa de 50 m2 eso supone un ahorro anual de 230 euros; en una vivienda de 80 m2, unos 310 euros menos, y en una de 120 m2, alrededor de 400 euros.
  2. No malgastes electricidad. Apaga las luces que no utilices y si eres descuidado, puedes instalar detectores de movimiento para que el dispositivo se encargue de hacerlo por ti. Y te recordamos que según las estimaciones del Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía (IDAE), el stand-by o consumo fantasma supone el 10,7% del consumo total de los electrodomésticos. Desenchufa lo que no utilices.
  3. Ni un litro de agua de más. La sequía hace aún más necesario que hagamos todo lo posible por no desperdiciarla. Si vas a cambiar grifos, procura que sean termostáticos o monomando. Otra opción interesante es instalar un limitador de caudal en la boca del grifo. En la ducha eso puede suponer pasar de 20 a 10 litros por minuto.
  4. La mejor calefacción es un buen aislamiento. Por ejemplo, unas ventanas de calidad llegan a reducir el consumo en un 70%. También puedes colocar paneles reflectantes del calor cubriendo la pared tras los radiadores. Según la OCU, eso ahorra entre un 10% y un 20% de energía. Otra opción es instalar válvulas termostáticas en los radiadores para regular el flujo de agua que entra y sale de ellos y, así, controlar con precisión la temperatura.
  5. ¿Necesitas renovar electrodomésticos? Pues que sean de máxima eficiencia (clase A). En todo caso, conviene usarlos de manera inteligente. El que más gasta es el frigorífico: cada vez que lo abrimos pierde un 7% de energía, de modo que cuanto menos lo hagamos, mejor. Si utilizamos el microondas en lugar del horno, estaremos ahorrando entre un 60% y un 70% de energía. Y hay que procurar que la lavadora y el lavavajillas solo se pongan en marcha cuando estén llenos.
  6. Tira lo mínimo; reutiliza lo máximo. Todo se puede reciclar, vender como segunda mano o donar. Una buena limpieza de armarios y trasteros te proporcionará más espacio, una mejor organización de la vivienda y, por qué no, unos ingresos extra.
  7. Da un nuevo aire a la casa. Basta una mano de pintura en una habitación, unas notas de color en la decoración, incluir plantas para completar el interiorismo o por fin darle vida a tu terraza (quizá con un huerto urbano) para sentir que empiezas el año en un entorno renovado y más acogedor.