La arquitectónica Moscú

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

Los atractivos turísticos de las diferentes ciudades del mundo forman parte del imaginario común. Más o menos podemos hacernos una idea de a dónde dirigirnos cuando nuestros intereses son gastronómicos, cuando vamos a la caza de una intensa vida nocturna o cuando estamos pensando en un lugar para hacer una declaración de amor. Las ciudades tienen su carácter y se apodan a sí mismas como las propias personas: románticas, divertidas, fiesteras, culturales… A Moscú hay quien la asocia con las huevas de esturión, con los coches caros, con el frío…. A nosotros si nos pidieran darle un apodo que explique lo que nos parece más llamativo de esta ciudad no lo dudaríamos ni un segundo: la ciudad arquitectónica.

Moscú es uno de los centros político, económico, cultural y científico más importantes de Europa y los edificios que han sido construidos para desarrollar cada una de estas actividades son una de sus principales atracciones. He aquí algunos de los edificios y espacios urbanos que colaboran en ese paisaje arquitectónico tan imponente que nos ha llevado a bautizarla con ese apodo.

El Kremlin

Las calles salen de manera radial desde este edificio que antiguamente fue una fortaleza, en distintas direcciones. Es la actual residencia del presidente del país y del poder ejecutivo y no es el único lugar considerado Patrimonio de la Humanidad de esta ciudad.

Las 7 hermanas

Siete rascacielos de similares dimensiones construidos después de la Segunda Guerra Mundial como símbolo de grandeza bajo el gobierno de Stalin. Dos de ellos son hotels,(el hotel Leningrado y el hotel Ucrania),otros dos que albergaron dependencias gubernamentales, la Universidad Estatal de Moscú y dos más utilizados como edificios residenciales. Actualmente no son los únicos rascacielos de la ciudad pero se han convertido en parte de su paisaje urbano.

universidad

La Plaza Roja

Donde se encuentra el visitado mausoleo de Lenin y desde la que salen varias de las calles principales de la ciudad. En contra de lo que algunos piensan no debe su nombre ni a sus ladrillos rojos ni al color asociado al comunismo. Se cree que deriva de la palabra rusa “roja”, que en ruso antiguo significaba “bonita”.

bolshoi

El Teatro Bolshói

Bolshói significa grande en ruso y, como el resto de los edificios de la ciudad, el Bolshói es un teatro imponente y uno de los centros más importantes de ballet, con compañía propia, y de ópera.

san basilio

La catedral de San Basilio

Aunque muchos templos religiosos fueron víctimas de demoliciones, actualmente todavía quedan numerosas iglesias y monasterios repartidos por toda la ciudad con unas características que las hacen bastante llamativas a ojos de los curiosos. La religión ortodoxa es la responsable de este tipo de iglesias que, en palabras del arquitecto español Manuel Núñez Yanovski, se han dimensionado con el objetivo de transmitir que Dios está cerca de las personas. De ahí que la sensación al entrar dentro de ellas sea como si estuvieras envuelto o dentro de un huevo. La catedral de San Basilio se reconoce por sus cúpulas de colores.

El metro

Únicamente adelantado por Tokyo en cuanto a número de pasajeros, es conocido como uno de los más variados arquitectónicamente. No es de extrañar si tenemos en cuenta que la capital de la Rusia Europea es por detrás de Estambul, la segunda ciudad más poblada de Europa y la sexta del mundo. ¿Serán conscientes los moscovitas de lo increíblemente bonitas que son sus estaciones de metro?

metro

El GUM

Uno de los centros comerciales más grandes del mundo, construido en época soviética y después privatizado. Conocido por albergar algunas de las marcas más elitistas del mundo, cuenta con un puente y unas bóvedas de metal y cristal muy características.

 El monasterio de la Trinidad y San Sergio

Reconocible por sus cúpulas azules y también considerado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Es uno de los centros espirituales de la iglesia ortodoxa.

La cantidad de acontecimientos históricos que han sucedido en Moscú han provocado que actualmente convivan, dentro de la misma ciudad, muchos estilos arquitectónicos diferentes (desde edificios renacentistas hasta barrocos y modernos) que hacen las delicias de todos aquellos amantes del urbanismo.