Así son algunas de las mujeres que han cambiado la historia

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

Artistas, médicos, arquitectas o diseñadoras. No importa el campo ni la disciplina a la que se han dedicado porque todas ellas han marcado un hito en la historia luchando por la igualdad y aportando a la sociedad su conocimiento. Muchas de ellas no lo tuvieron fácil pero lo consiguieron. En el Día Internacional de la Mujer, rendimos tributo a cinco apasionadas mujeres.

Julia Morgan (1872-1957)

Fue la primera mujer americana admitida en la Escuela de Bellas Artes de París, consiguiendo la titulación de arquitectura. Con 30 años, regresó a California y abrió su propio estudio, llegando a diseñar más de 700 edificios. Involucraba a sus clientes en los proyectos de manera significativa, teniendo muy en cuenta sus necesidades y gustos estéticos, lo que le llevó a recibir el apodo de “Client´s architect”. Fue una mujer muy influyente en Estados Unidos y estuvo ligada desde muy joven al movimiento de mujeres que luchaban por la igualdad de derechos. Eso hizo que diseñara el Young Women Catholic Association, conocido mundialmente por las siglas YWCA y situado en la costa del Pacífico. Este centro se proyectó como un gran espacio de intercambio, conferencias y reflexión entre la comunidad católica.

 

Katharine Meyer Graham (1917-2001)

Periodista de raza y de instinto. Katherine Graham ha pasado a la historia por ser la editora de The Washington Post durante 30 años, entre 1963 y 1993, afrontando con valentía el puesto dentro de un mundo liderado por hombres. Poco después de la muerte de su marido, esta estadounidense decidió liderar el diario destapando escándalos como “Los Papeles del Pentágono” o el “Watergate”, por el que Richard Nixon tuvo que dimitir y convirtiendo a The Washington Post en uno de los diarios más prestigiosos de Estados Unidos. La periodista fue aclamada por su intensa labor, que también fue llevada a la novela Una historia personal, autobiografía que en 1998 se alzó con el Premio Pulitzer. A su muerte acudieron centenares de representantes del mundo periodístico.

Jane Goodall (1934)

La vida de esta antropóloga británica cambió cuando visitó Kenya y conoció a Leakey, un paleoantropólogo que le contagió su amor por los animales. Goodall consiguió terminar sus estudios de etología y decidió sumergirse en la selva para analizar a los chimpancés. Su aportación fue clave al concluir los variados comportamientos de los primates, cómo las emociones influían en sus acciones y en identificar ciertas similitudes entre ellos y los seres humanos. Sus teorías poco convencieron a otros colegas al principio por considerarlas poco objetivas. Sin embargo, con el tiempo han ido adquiriendo mayor relevancia y hoy en día son un referente en el mundo de la primatología.

 

Carolyn Davidson (1943)

¿Sabías que el logotipo de Nike lo diseñó una mujer? Fue en el año 1971 cuando esta estudiante americana conoció a Phil Knight, uno de los fundadores de Nike. El encargo fue sencillo: Carolyn debía diseñar un logotipo para la nueva colección de calzado de la marca. La diseñadora presentó varios proyectos, entre otros “la pipa” (o swoosh), que es como hoy todos conocemos a la marca deportiva. Lo más anecdótico es el precio que cobró Carolyn: solo 35 dólares por el que se ha convertido en uno de los iconos más importantes de la publicidad a nivel mundial.

Dorothy Crowfoot Hodgkin (1910-1994)

Desde muy pequeña mostraba interés por la química y cursó sus estudios en la universidad de Oxford, licenciándose con honores. Su gran aportación fue el desarrollo de una técnica de análisis llamada cristalografía de rayos X. Con ella, descubrió la estructura tridimensional de algunas moléculas y su particular formulación, entre ellas la penicilina, la insulina y la vitamina B12. Sin embargo, la enfermedad de la artritis se le cruzó en el camino dificultando mucho su labor, aunque nunca dejó de lado sus investigaciones. No obstante, su trabajo y aportación en el mundo de la química le fue reconocido con el premio Nobel de Química en 1964, un hecho histórico ya que solo Marie Curie e Irene Joliot-Curie lo habían recibido con anterioridad.