Aspectos que debes comprobar cuando te entreguen tu vivienda nueva

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

Eres el flamante propietario una vivienda nueva y ha llegado el momento de la entrega de llaves. ¡Enhorabuena! Antes de comenzar a trabajar en convertir tu casa nueva en tu hogar es necesario que realices una serie de comprobaciones para asegurarte de que todo está correcto. ¿No sabes por dónde empezar? Para que no se te pase nada por alto, te ayudamos con esta checklist que incluye todos los puntos que debes revisar:

 

Ventanas:

 Comprueba que presenten un buen aspecto estético en general, sin arañazos ni golpes, y que las uniones son correctas.

 Que se cierren y abran correctamente (hasta atrás).

 Que una vez abiertas mantengan su posición, sin abrirse o cerrarse solas.

 Que las persianas suban y bajan correctamente.

 Que los cristales presenten un buen aspecto y sellado, sin daños ni holguras.

 

Puertas:

 Asegúrate de que abran con suavidad y cierren sin necesidad de usar el picaporte.

 Comprueba que la cerradura de entrada funciona correctamente.

 Que la mirilla de la puerta de entrada no esté rota.

 Que no se abran y cierren solas.

 Comprueba la nivelación, las terminaciones y la distancia de las puertas con el suelo, que no debe ser ni muy corta ni muy grande.

 

Rodapiés:

 Comprueba que estén bien nivelados, que no presentan abombamientos y que tengan un buen acabado.

 

Suelos:

 Comprueba que el suelo es estable en todos los puntosde la vivienda.

 Que es uniforme, que no presenta separación entre las piezas.

 Que no presente rayas o golpes.

 Revisa juntas y remates.

 

Techos:

 Confirma que es homogéneo y que está bien nivelado.

 En el caso de falsos techos, revista también el buen estado de las juntas.

 

Pintura:

 Asegúrate que es homogénea y con un buen acabado, sin cortes, manchas o arañados.

 Que no hay manchas o gotas de pintura en la vivienda.

 

Electricidad:

 Revisa uno a uno todos los enchufes: que están correctamente nivelados, alineados y fijados y que funcionan correctamente.

 También la correcta situación de los puntos de luz de cada estancia.

 Localiza el cuadro eléctrico y verifica si está rotulado, nivelado y que los automáticos funcionan correctamente.

 Se recomienza comprobar el estado del circuito eléctrico en general.

 

Fontanería:

 Revisa el funcionamiento y el acabado de las llaves de agua.

 Abre todos los grifos y asegúrate de que funcionan correctamente y que no existen filtraciones ni goteras.

 Que los sanitarios no presenten daños y que el sellado de silicona es correcto.

Realiza varias pruebas de descarga.

 

Alicatado:

 Revisa el estado general, que esté bien ajustado, que no presente rendijas, daños ni falta de uniformidad.

 

Radiadores:

 Asegúrate que están bien nivelados, que no presentan holguras ni golpes y que están bien rematados.

 

Rejillas:

 Repasa que está bien niveladas y rematadas.

 

Gas:

 Asegúrate de que la instalación esté bien alineada y rematada y que funcione correctamente.

 

Timbre:

 Comprueba su correcto funcionamiento.

 

Si alguno de los puntos anteriores presenta algún defecto, debes comunicárselo a la promotora para que pueda solventarlo lo antes posible. ¡Que disfrutes de tu nuevo hogar!