Botiquín perfecto para casa: ¿cómo conseguirlo?

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

Debe cubrir las necesidades básicas de cada tipo de familia, ocupar poco espacio y estar muy ordenado. ¿Quieres contar con el botiquín más eficiente para casa?: te explicamos cómo prepararlo y qué incluir en este básico del autocuidado responsable. Aunque lo mejor es no utilizarlo nunca, un buen botiquín puede sacarte de un aprieto.

Cómo es el botiquín ideal

No hay dos botiquines iguales, ya que siempre debe estar adaptado a las necesidades específicas de cada familia. Razón por la que no incluirá lo mismo uno para una casa donde hay niños pequeños que otro donde viven personas mayores. Dicho esto, la recomendación es que “el botiquín de casa siempre incluya material y medicación para curar una herida y tratar los problemas de salud leves”. Así lo explica la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SemFYC), cuyas indicaciones seguimos para preparar este botiquín doméstico ideal, empezando por cuatro premisas básicas.

  • Solo lo necesario. Recuerda que la acumulación indiscriminada de fármacos entorpece más que ayuda, para que el botiquín de casa sea efectivo debe incluir solo lo que es realmente necesario. Esta norma básica hay que conciliarla con la necesidad de adaptarlo a las necesidades de cada persona a la que va a dar servicio en la vivienda.
  • Guardado en su envase original y con su prospecto. Evita un disgusto dejando sueltos los blísteres de las pastillas o almacenando las cápsulas de diferentes fármacos en un único pastillero. Ten en cuenta que aunque tú controles cada medicamento puede que otra de las personas que vaya a usar ese botiquín no lo haga.
  • Revisa la fecha de caducidad. Como sabes, muchos fármacos pierden o ven degradadas sus propiedades a partir de un determinado tiempo desde su fabricación. Una vez al año, comprueba la fecha de caducidad o de vigencia de cada uno de los que tienes guardados en tu botiquín.  
  • Elige la mejor ubicación. Que siempre será en un lugar seco, fresco, con poca luz y lejos del alcance de los niños. Recomendaciones que -como ves- no convierten el cuarto de baño en la mejor localización: mucho mejor en un altillo de un armario de madera.

¿Qué debo incluir en el botiquín?

Los materiales y fármacos para las dolencias más habituales. Siguiendo la recomendación de SemFYC tendrás tu botiquín ideal. Recuerda que los médicos de familia recomiendan los principios farmacológicos más adecuados para cada malestar, una vez conocidos, debes pedir a tu farmacéutico que te dispense el producto más adecuado.

  • Para cuidar una herida: solución yodada desinfectante, gasas estériles, algodón, esparadrapo adhesivo, guantes, tiritas, pinzas de depilar y tijeras.
  • Para el estreñimiento: supositorios de glicerina.
  • Para la diarrea: solución de rehidratación oral y loperamida.
  • Para la acidez gástrica: almagato.
  • Para dolor y/o fiebre: termómetro, paracetamol e ibuprofeno.
  • Para picores, reacciones alérgicas conocidas y picaduras: crema de hidrocortisona y dexclorfenidramina.
  • Para mareos: dimehidrinato.
  • Para quemaduras leves: hidratante y crema de hidrocortisona (solo para cuidados de las de primer grado, si son grandes pedir consejo médico).
  • Para congestión nasal: suero fisiológico nasal.
  • Para la tos: dextrometorfano
  • Para protección solar: cremas de protección solar.
  • Para picaduras de mosquitos u otros: repelente de insectos y crema para la piel (idealmente con DEET en concentraciones del 10% al 35%)
  • Pie de atleta o irritación pliegues: solución y polvo antifúngico.
  • Torcedura de tobillo, esguinces: tobilleras o vendas elásticas.

Tu botiquín para casa aún quedará más completo si no olvidas incluir una guía de primeros auxilios y los teléfonos de los servicios de urgencia.

En este último punto, además de los teléfonos sanitarios de la correspondiente comunidad autónoma, conviene disponer los de los centros de información toxicológica. Injerir por descuido productos tóxicos y agresivos como lejía u otros productos de limpieza es relativamente habitual, como te explicamos en este post para disponer de una casa a prueba de accidentes.

Por último, si eres amante de los viajes siempre es una buena idea tener dispuesto un pequeño botiquín más ligero y flexible.