Casas de película: ¿quieres conocer donde se han rodado las películas más famosas?

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)
*Edificio Dakota, donde se rodó “La semilla del diablo”

Mansiones increíbles, inmuebles en el centro de la ciudad o áticos con vistas maravillosas. Todos tienen algo en común: se han convertido en el escenario de películas muy conocidas. “Todo sobre mi madre”, “El día de la Bestia”, “Mientras dormías” o “La semilla del diablo” son solo algunas de las cintas que han encontrado el mejor set de rodaje en casas. ¿Tienes curiosidad por conocer algunas de ellas?

Barcelona, un escenario de película

Era la primera vez que el director manchego se trasladaba a la ciudad condal para rodar un filme, pero la suerte le acompañó y la cinta recibió numerosos premios, entre ellos el Óscar y premio Bafta a la mejor película de habla no inglesa en 1999, también el César a la mejor película extranjera y un Globo de Oro. “Todo sobre mi madre” fue rodada en gran parte en Barcelona, en un piso situado en la Plaça de Lesseps. El apartamento estaba y sigue decorado con exquisito gusto clásico y cuenta con un maravilloso mobiliario que se mantuvo en algunas de las escenas, aportando ese aire burgués al que pertenecía Rosa, la protagonista.

“A tres metros sobre el cielo” es otra de las exitosas cintas que están basadas en su libro homónimo. Su autor, Federico Moccia, vendió los derechos del libro para que un director español llevara la historia a las pantallas del cine. Fernando González Molina prefirió rodar en Barcelona aunque la película estaba ambientada supuestamente en Roma. Para ello, eligió una increíble finca situada en la calle Doctor Carulla, de corte regio. La realidad es que no hay constancia de que haya vivido nadie en ella ni tampoco se le conoce autor, sin embargo sus productores vieron la localización perfecta para recrear la vivienda de Babi, la protagonista de la historia. Hoy en día, el inmueble de 300 m2 está destinado a oficinas.

 

Madrid: Un, dos, tres y acción

Si un ático es conocido en el mundo del cine ese es el de “Mujeres al borde de un ataque de nervios”. La película, protagonizada por Carmen Maura, fue la segunda más vista durante el año 1988 y también fue la ganadora del premio Goya a la mejor película. El ático se encuentra situado en la calle Almagro 38 y recibió el premio de Arquitectura del Ayuntamiento de Madrid en 1914, otorgado por ser la casa “más artística y mejor construida de la ciudad”. Su preciosa fachada albergó el rodaje de la séptima película del director manchego, un cóctel de locura y surrealismo. En realidad, se trataba de un piso-plató, donde Almodóvar incorporó elementos propios como las tumbonas o los geranios. Lo que no era falso eran las vistas de infarto, que daban a la preciosa Gran Vía de Madrid.

“El día de la bestia” fue rodada en Madrid por Alex de la Iglesia y sin duda, una de las escenas más conocidas de la película ha dado la vuelta al mundo. El letrero de “Schweppes”, situado en la Gran Vía madrileña, jamás tuvo mayor publicidad que la que le dio esta película. Aunque no es una vivienda como tal, merece una mención especial porque corona el edificio Carrión, emplazado en Callao. Su éxito está en la excelente ubicación, lo que suponía un espacio privilegiado para que las marcas anunciaran sus productos. En la película, Santiago Segura y Alex Angulo se cuelgan de sus 37 metros de altura, una genialidad del equipo de marketing.

Terrorífica Asturias

Otro de los cineastas con más reconocimiento internacional es Juan Antonio Bayona, director de “El orfanato”, “Lo imposible” o “Un monstruo viene a verme” que inició su carrera en el mundo de la televisión. Dice que se enamoró del palacio de Partarríu, un caserón situado en Llanes, cuando buscaba localización para el rodaje de “El orfanato” porque encontró en él el aire misterioso que buscaba. De hecho, J. Antonio Bayona ha declarado en más de una ocasión que durante el rodaje de la película, protagonizada por Belén Rueda, escucharon ruidos muy extraños y notaron presencias sobrenaturales. Quizá tenga algo que ver el hecho de que su benefactor, José Parrés, falleciera tan solo un año después de verlo terminado.

Manhattan, una ciudad de Oscar

“La semilla del diablo”, de Roman Polanski, también supuso un hito en la historia del cine de terror. La historia de Rosemary deja sin aliento a todos los espectadores. Gran parte del rodaje se hizo en el interior del edificio Dakota, obligada parada para quienes visiten Nueva York. Hoy en día se vende una propiedad similar por unos 10, 7 millones de euros. No es de extrañar: su privilegiada localización frente a Central Park lo vale, a pesar de que algunos hechos insólitos y horribles hayan ocurrido en él, como la muerte de John Lennon a las puertas del edificio. Sin embargo, comprar una propiedad aquí no es nada fácil porque los vecinos deben dar su aprobación, algo que ni siquiera Antonio Banderas consiguió durante su matrimonio con Melanie Griffith.