¿Cómo puedes luchar contra el cambio climático desde casa?

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

Durante la Cumbre del Clima de París, celebrada en 2015, se negocia para que los países firmen un compromiso vinculante para conseguir reducir los gases de efecto invernadero y así se limite el aumento de la temperatura global en menos de 2ºC.

Pero más allá de las políticas nacionales e internacionales, ¿qué podemos hacer desde casa para luchar contra el cambio climático? Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos utilizamos energía para realizar muchas acciones de nuestra vida cotidiana. No obstante, en nuestro hogar podemos tomar decisiones muy sencillas para reducir las emisiones de CO2 que están afectando gravemente a nuestro entorno.

Pequeños cambios en tu casa, grandes pasos para el Planeta

  • ¡Desenchufa el stand-by! En este modo, los aparatos eléctricos no están apagados sino que siguen consumiendo energía. Otro gesto muy sencillo es incorporar la utilización del modo ahorro; este simple cambio en la configuración supone que, por ejemplo, si utilizamos las pantallas de ordenador en modo económico o ahorro de energía consumiremos entre 25%-60% menos de electricidad, lo que supone una reducción de ¡81,4 kgCO2/año!
  • Cocina utilizando la tapa del recipiente para ahorrar hasta un 25% de energía. Otro truco es aprovechar el calor residual de la vitrocerámica o del horno para que el alimento se termine de hacer.
  • Las calefacciones suponen una parte importante de la emisión de gases invernadero de las ciudades. Por cada grado que se incrementa en la calefacción, el consumo de energía puede aumentar en un 11%, por ello te recomendamos mantener el termostato entre 19ºC y 21ºC.
  • Aísla correctamente los cerramientos de puertas y ventanas, ya que por aquí se pierde hasta un 30% de la calefacción del hogar, lo que supone un derroche de energía y dinero en tu factura.
  • Pon la lavadora únicamente cuando esté totalmente cargada y siempre que puedas utiliza programas de agua fría. El programa de lavado a 90°C, además de estropear la ropa, consume casi el doble de energía eléctrica que un programa a 60°C.
  • Coloca en tus grifos reductores de caudal o aireadores, que te permitirán ahorrar hasta un 50% de agua. Además si vas a hacer una reforma, sustituye los grifos tradicionales por los termostáticos: con este gesto reducirás un 20% el consumo de energía porque únicamente serán necesarios 3 litros de agua para conseguir la temperatura deseada frente a los 8 del grifo tradicional.
  • En tu rutina diaria en el cuarto de baño puedes incorporar tres reglas básicas que ahorrarán agua: cierra el grifo al lavarte los dientes, toma duchas en lugar de darte un baño y usa sistemas de doble descarga. Esto supone consumir cinco veces menos de agua y energía al año.
  • El reciclaje es fundamental para reducir nuestra huella de carbono. Únicamente con el gesto de reciclar un envase de yogur o una botella de vidrio nos permite obtener la energía necesaria para tener una bombilla encendida durante 1 hora o un televisor durante 3. Por ello, separar correctamente la basura en contenedores individuales (uno para envases, otro para el vidrio y otro para la materia orgánica) nos permitirá ahorrar más de 1.081,32 kg CO2/año. Si tienes dudas puedes consultar el buscador de envases de Ecoembes.

¿Has visto lo sencillo que es ayudar a reducir las emisiones de CO2? Si además reduces el uso del coche, utilizas el transporte público o eliges en el supermercado productos con menor cantidad de embalaje, seguirás ayudando al medio ambiente fuera de tu hogar.

El cambio está en tu mano, comprométete a cumplir estas u otras iniciativas que nos proponen en la web Un millón por el clima del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Si todos nos implicamos activamente contra el cambio climático, conseguiremos reducir las emisiones nocivas y mejorar nuestra vida diaria.