Consejos para afrontar con cabeza la cuesta de enero

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

Las navidades han terminado y llega uno de los meses más complicados para los hogares españoles que tienen que afrontar los gastos extra producidos por la compra de regalos, las cenas y comidas fuera de casa, las celebraciones familiares y con amigos… Es el momento de gestionar bien la economía familiar y ver de qué manera hacemos frente a todos estos gastos. Estos consejos te ayudarán a conseguirlo:

Facturas de la luz y del gas

Aunque sea un mes difícil, las facturas siguen su curso y llegará el recibo de la luz, del gas o del agua. ¿Por qué no aprovechas este momento para hablar con tus compañías y revisar y mejorar las condiciones del contrato? Las empresas suministradoras siempre quieren captar nuevos clientes y mantener los que ya tienen, así que estarán dispuestos a mejorarte el servicio y el precio.

Seguro del hogar y del coche

Uno de los gastos más temidos es el del seguro de la casa y del coche. Para poder reducirlos puedes, por ejemplo, fusionar los dos seguros en la misma compañía y así obtener un precio más competitivo. Además, puedes fraccionar el pago de forma mensual para que cuando llegue el recibo no sea tan duro asumirlo.

 

Hacer la compra

Mira bien todo lo que has comprado en navidades, seguro que te han sobrado latas, embutido y algunas conservas. Quizá deberías hacer un menú para el mes de enero donde aproveches todos estos alimentos en lugar de hacer una gran compra y volver a llenar la nevera. Así, consumirás lo que ya tienes (consumo responsable) y, además, lo notará tu economía.

Planes en casa

Las navidades suponen un elevado ritmo de vida para muchas familias, que aprovechan para salir a comer fuera, ir al cine con los niños, ir de compras, ir al teatro… y eso, lógicamente, supone un desembolso importante en ocio. En enero, puedes optar por hacer planes más caseros, ver una película en familia o pasar una tarde cocinando o jugando con los niños.

No incurrir en gastos extras

Si te estás planteando comprar un coche o hacer una reforma, no es el momento más idóneo para hacerlo. Deja que pasen unas semanas y cuando te pongas al día con todas tus deudas, lo vuelves a analizar. Tampoco es el momento de apuntarte a esas clases de baile o al gimnasio más caro de tu zona. Trata de elegir con cabeza lo que realmente es urgente y necesario para no seguir añadiendo ceros a tu deuda.

Las rebajas: una tentación

Aunque veas auténticos chollos y lo que más te apetezca sea cambiar tu vestuario entero, piensa bien si te conviene comprar ese abrigo o esos zapatos, ¿quizá sea un capricho? Si tienes pagos pendientes, no deberías incurrir en gastos extra aunque sea una tentación. Y si aún así no puedes resistirte, espera un par de semanas a que las ofertas sean más competitivas.

Financiación para el crédito

Para realizar alguno de los pagos extra estas fiestas es muy probable que hayas usado la tarjeta de crédito. El extracto te llegará en enero y si tienes dificultades para afrontar el pago, quizá deberías hablar con el banco y pedir algún tipo de financiación. Es cierto que con el tiempo pagarás intereses, pero si no realizas el abono te bloquearán la tarjeta. Antes de que esto ocurra, habla con tu banco y buscad juntos una solución.

¿Alguna propiedad vacía?

Si eres de los que tienes algún inmueble sin usar como un trastero, una plaza de garaje o incluso un piso en la playa al que vas solo en verano, ¿por qué no te planteas alquilarlo? La rentabilidad que te produzcan te servirá para ir más holgado en tus gastos durante todo el año.