Consejos para una terraza y un jardín de 10

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

Gozar de un espacio al aire libre es un lujo hoy en día, pero es cierto que tener este lugar a punto conlleva tiempo y esfuerzo. Eso sí, el resultado puede ser increíble y no te arrepentirás. Por eso, hoy te traemos unos consejos para disfrutar de una terraza y un jardín de 10 durante todo el verano.

Qué distribución quieres

Lo primero que debes tener en cuenta a la hora de planificar el espacio exterior es la distribución. Debes hacerte preguntas como: ¿para qué voy a usarlo?, ¿quiero desayunar, comer y cenar aquí?, ¿tal vez lo quiera para que mis hijos puedan jugar? Preguntas como estas deben quedar claras antes de tomar ninguna decisión.

Si tu terraza tiene una planta cuadrada, nuestra recomendación es colocar una gran mesa en el centro de la misma, con unas buenas sillas de exterior o unos cómodos bancos. Si tiene forma de L, puedes jugar más con la planificación del mobiliario. Por ejemplo, puedes destinar una zona para que los niños jueguen y colocar una piscina hinchable, una colchoneta o un pequeño arenero. Así, los peques podrán divertirse cuando el sol no apriete. En la zona principal, puedes colocar una mesa y una barbacoa o bien unos sillones tipo chill out.

El siguiente paso es tener en cuenta la orientación. Si es sur, gozarás de más horas de luz, pero también de más calor. La ventaja es que podrás disfrutar este lugar durante más meses (en primavera y otoño) porque será más cálida. Si la orientación es norte, en verano la temperatura será algo más suave.

Hay que protegerla del sol

Uno de los grandes capítulos que tenemos que abordar en cualquier espacio exterior es el de la sombra, ya que sin ella probablemente será muy difícil estar en las horas más intensas del día aquí. Por eso, tendrás que pensar en colocar un toldo en cualquiera de sus modalidades: una pérgola, uno enrollable o si no tienes mucho espacio, uno tipo vela.

Un jardín lleno de plantas

No solo es agradable tener una terraza llena de plantas y flores porque visualmente aportan color, sino porque la vegetación ayuda a reducir el calor e incluso algún grado de temperatura. Para ello, hay que planificar bien las horas de riego y aprovechar la primera hora de la mañana o la última hora de la noche para regar.

También puedes optar por los nebulizadores que se pueden acoplar a las pérgolas. La gran ventaja es que el vapor de agua que expulsa este sistema es capaz de refrescar el ambiente sin que haya ningún tipo de goteo. La sensación es muy agradable y se genera un microclima húmedo similar al que aportaría una fuente o un lago.

Decorar con el mobiliario adecuado

Es importante saber elegir bien qué tipo de materiales son los más idóneos para exterior. El aluminio es muy resistente. También es muy recomendable el plástico por su fácil limpieza y la teca, que suele ser uno de los materiales con mayor éxito para el jardín. Es fuerte y muy cálido a la vez.

A la hora de escoger los textiles, hay una gran variedad de estampados. Optar por un solo color o tonalidades pastel es una buena opción, pero una de las apuestas seguras es escoger motivos florales o mediterráneos, con ellos no te equivocarás y habrás creado un ambiente muy atractivo.

Proyectar la iluminación

Las noches veraniegas son para disfrutarlas en el exterior y por eso, es clave tener la terraza bien planteada en cuanto a iluminación. En función de tus necesidades puedes optar por muchas opciones. Por ejemplo, iluminación LED, es de bajo consumo y puedes regular la intensidad, también puedes incorporarla al propio suelo del jardín para destacar un camino. Puedes elegir  farolillos, focos más intensos o una hilera de bombillas. El efecto es mucho más bohemio pero conseguirás crear ambientes muy agradables, con luz sutil e indirecta.

Etiquetas