De Lisboa a Turín de la mano de Cristiano Ronaldo

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

La llegada a Turín de Cristiano Ronaldo es una extraordinaria campaña de imagen para la ciudad italiana. Desde que se conoció el fichaje del jugador por la Juventus, se han multiplicado los reportajes que descubren al mundo la belleza de una localidad que generalmente ha estado fuera de las tradicionales rutas turísticas del país.

Es lo que tiene contar entre sus vecinos con uno de los mejores deportistas de la historia, un privilegio del que también han disfrutado las otras ciudades en las que ha desarrollado su carrera.

En Lisboa comenzó todo. Allí llegó siendo un adolescente prometedor. El cambio desde su Madeira natal no fue muy difícil. La capital portuguesa es pequeña (medio millón de habitantes). Todo está a mano, lo que invita al paseo tranquilo, más aún porque su clima es suave todo el año.

turismo-lisboa-cristiano-ronaldo

Dos rutas ayudan a descubrir su esencia entre edificios centenarios, tabernas clásicas y locales de moda. Se pueden recorrer los siete kilómetros que separan la Plaza del Comercio y la Torre de Belém a lo largo de la ribera del Tajo para llegar  a ver la puesta del sol junto al monasterio de los Jerónimos. Otra opción es comenzar en el parque Eduardo VII, bajando la avenida Liberdade, el Rossio, el barrio Alto (en tranvía por sus callejas) y la plaza del Comercio hasta el Tajo.

Cristiano abandonó el encanto provinciano de Lisboa para instalarse en la lluviosa Manchester. El único parecido entre ellas es su tamaño (también medio millón de habitantes), aunque la ciudad británica extiende sus barrios a lo largo de una mayor superficie.

Manchester-Cristiano-ronaldo

La actividad de Manchester se concentra en el City Center, la parte más antigua y donde se concentran las zonas comerciales y se ubican las grandes compañías como Google. Otros barrios atractivos son Fallowfield, la zona universitaria de la ciudad, con numerosos pubs y centros nocturnos, y Saldford Quays, el entorno más exclusiva y elegante. Sin embargo, Cristiano prefirió vivir en Alderley Edge, un pequeño pueblo de Cheshire, 24 kilómetros al sur.

Del bullicio a la tranquilidad

En 2009 Madrid recibió a la estrella portuguesa y aquí disfrutó de un estilo de vida cosmopolita durante nueve años. En la urbanización La Finca, en Pozuelo, a las afueras de la capital, tenía su paraíso blindado para él y su familia. “Adoro vivir en Madrid”, dijo en varias ocasiones, por eso es probable que cuando acabe su carrera fije su residencia en España.

real-madrid-cristiano-ronaldo

Después del bullicio madrileño, es probable que le cueste adaptarse a la tranquilidad de Turín (900.000 habitantes), enmarcada por la imponente presencia de los Alpes. El trazado romano de sus calles convierten los bulevares y plazas en paseos muy agradables. Destaca su espléndida arquitectura, jalonada de palacios que son herencia de la dinastía de los Saboya, algunos de ellos sedes de importantes museos.

turin-cristiano-ronaldo