Descubre los tesoros de la arquitectura sostenible de nuestro país

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

Construcciones que tienen en cuenta el medio ambiente, materiales que son respetuosos con el planeta o energías renovables son algunas de las cuestiones que defiende la arquitectura sostenible. Un modelo de construcción que cada vez está más presente en las ciudades y que se convierte en una alternativa para celebrar el día mundial del urbanismo.

Por qué una ciudad con edificios sostenibles

Cada vez son más las personas que están concienciadas del fuerte impacto que nuestras acciones diarias provocan en el medio ambiente: los medios de transporte cada vez son más respetuosos con el planeta, existe una sólida corriente de “moda responsable”, y la alimentación también está sufriendo un importante giro hacia los productos respetuosos con los animales.

En el campo de la arquitectura y el urbanismo, se apuesta cada vez más por edificaciones que tienen un impacto positivo en la sociedad y que suponen un beneficio para las personas. Por eso, se plantean proyectos donde se ponen los recursos naturales al servicio de los ciudadanos. En cuanto a los materiales, se buscan aquellos que no contaminen y alternativas para que los edificios aumenten su eficiencia energética.

 

En el día mundial del urbanismo, vamos a repasar algunas de las obras sostenibles más interesantes de nuestro país.

El Platino en Tres Cantos, Madrid

Se trata de un complejo residencial formado por 80 viviendas y cuyo germen se gestó a raíz de la crisis, cuando un grupo de ciudadanos se aliaron para crear una cooperativa. Se pusieron como objetivo construir un tipo de vivienda diferente y dedicaron gran parte del tiempo a investigar sobre el ahorro energético. El resultado no defraudó: consiguieron viviendas con el máximo confort, agua caliente, aire acondicionado y calefacción por 37,50 euros al mes en concepto de gasto energético. Todo un ejemplo a seguir.

El Parque Tecnológico Las Palmas Altas, en Sevilla

Richard Rogers fue el artífice de este complejo que mezcla 3 ingredientes: sostenibilidad, diseño y un delicioso toque andaluz. Se trata de un parque empresarial que utiliza como fuente principal energía renovable. Para ello, el arquitecto proyectó siete edificios orientados al sur, que aprovechan la luz del sol durante el día para iluminarlos y por la noche, la almacenan para explotarla en el resto de instalaciones como gimnasio, guardería o cafetería.

Oficina de Armonización del Mercado Interior de la UE (OAMI), en Alicante

Se trata de la sede de la mayor agencia comunitaria de la propiedad intelectual e industrial. Está situada en Alicante y es un edificio de 39.000 metros cuadrados de superficie. El espacio se ha convertido en un referente en la arquitectura responsable por su bajo consumo de agua y porque se autoabastece de energía. En este sentido, el complejo cuenta con una instalación fotovoltaica que produce energía y la electricidad exterior es limpia. En el ámbito del agua, se ha reducido al máximo el consumo y se ha apostado por plantas que apenas necesitan ser regadas. Por último, en este complejo tan especial se fomenta el uso de la bicicleta para desplazarse por el complejo de forma ecológica.

La sede corporativa de Repsol, en Madrid

Repsol fue uno de los pioneros en apostar por una sede corporativa sostenible, obteniendo la certificación LEED Platino por sus altos estándares en este campo. Para ello, se valoró las facilidades que planteó la compañía para el uso del transporte ecoeficiente y la óptima organización del propio edificio que fomentaba la colaboración entre sus empleados. Otro de los aspectos más valorados fue la accesibilidad y la gran cantidad de servicios que ofrecieron a los trabajadores (por ejemplo, gimnasio, cafetería o centro médico).

Hospital Álvaro Cunqueiro, en Vigo

Este complejo hospitalario cuenta con importantes medidas que favorecen el medio ambiente. Por ejemplo, el aprovechamiento de la luz, la climatización y la calidad del aire han sido claves. El hecho de que use energías renovables garantiza al hospital un ahorro del 40% de CO2, algo muy novedoso. El proyecto cuenta también con cubiertas ajardinadas que necesitan poca agua aprovechando los días de lluvia que suele haber en esta localidad y con materiales reciclados (madera y metales principalmente) en la construcción del complejo.