El mercado inmobiliario crece, ¿y el de los arquitectos?

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

El negocio ligado a la arquitectura creció en 2016, pero estos profesionales ganan en España un 23% menos con respecto a sus colegas europeos, una diferencia aún mayor si el profesional es una mujer. El quinto estudio sectorial de la profesión de arquitecto en Europa, muestra luces y sombras en torno a la evolución de una actividad que no recupera ingresos en la misma proporción en que el negocio crece. Los ingresos anuales medios de un arquitecto español son 24.390 euros, por debajo de la media europea de 32.068 euros.

La lectura del estudio Estado de la profesión de arquitecto en Europa 2016, difundido por el Consejo Superior de Arquitectos de España deja un sabor agridulce. Dulce, por la clara recuperación del mercado de la arquitectura, un escenario de optimismo que ubica a España como el cuarto mercado por volumen de construcción. Un mercado valorado en 131.177 millones de euros que, en el ranking europeo, solo se ubica por detrás de las tres locomotoras: Reino Unido, Francia y Alemania.

Sin embargo, en 2016 el valor total del negocio generado por el arquitecto en España fue de 461.124 millones de euros, lo que ubica a España en la décima posición en Europa, demostrando que la correlación no es tan directa entre el tamaño del mercado (el cuarto) y las ventas del arquitecto (en la décima posición).

De este modo, si bien los ingresos por el ejercicio profesional han aumentado para la mayoría de los 600.000 arquitectos que se calcula ejercen en Europa, no lo hacen del mismo modo en todos los países.

 

Un salario medio de 24.400 euros

Como se ha señalado, en España el ingreso medio anual es de 24.390 euros, muy similar al de Italia (24.777 euros), pero que le ubica en posiciones medias de la tabla de retribuciones de la profesión en Europa: la posición 13ª entre los 27 países analizados (donde el sueldo medio es de 32.068 euros). Y a todas luces, la retribución del arquitecto español está lejos de los 38.871 euros de ingresos medios de sus colegas británicos, los mejor retribuidos.

Si aplicamos el zoom al estudio, vemos como la tarifa media por hora de trabajo de un arquitecto director en Europa es de 70 euros, mismas responsabilidades por las que el profesional español percibirá 33 euros. Cifra inferior a la de Italia (40 euros) y Portugal (37 euros), y lejos de los 76 con que el mercado francés le retribuye con la tarifa más alta.

Tampoco las mujeres salen bien paradas en el análisis por género. La brecha salarial ha aumentado en los últimos años, en los que los ingresos de los hombres se han recuperado con mayor rapidez que los de sus compañeras. El estudio arroja un nefasto balance en este capítulo al afirmar que “los hombres que trabajan a tiempo completo ganan un 48% más que las mujeres en esa situación”.

 

El 40% son autónomos

Unos 50.000 profesionales trabajan en España, 28% mujeres, unos 10 puntos de diferencia con la media europea (del 38%). Además 4 de cada 10 arquitectos trabajan como autónomos, frente a los 2,6 de cada 10 de media en Europa. Además, la mitad del colectivo español tiene menos de 40 años, lo que les convierte en uno de los más jóvenes del Viejo Continente. La jubilación se alcanza entre los 65 y 69 años, un dato muy homogéneo en toda Europa.

También comparten una jornada laboral similar, de 47 horas semanales en España frente a 47,2 horas de media. En cuanto a la formación profesional continua, los arquitectos españoles dedican unas 18 horas a mejorar sus habilidades profesionales con un gasto anual de unos 450 euros. Menos que en el conjunto de Europa, donde se emplean 24 horas, y menos aún que británicos o alemanes, a la cabeza en formación con 35 y 30 horas anuales respectivamente.

 

La rehabilitación gana terreno

El informe observa una creciente dedicación de la profesión a la rehabilitación de edificios. En el caso de España especialmente significativa, representando el 65% del volumen de trabajo frente al 59% de media en Europa. El mayor porcentaje de trabajo se corresponde con el residencial, en este caso en España es del 60%, cinco puntos menos que la media europea. También es inferior la carga de trabajo que se realiza fuera del país de origen, en España significa un porcentaje muy residual del 1,3%, lo que contrasta con la vecina Portugal, donde representa el 18,6% de los ingresos de la profesión, o con Dinamarca (el 15%).

En cuanto a los tipos de concurso en España de los últimos 12 meses: el 40% son de modalidad abierta, el 29% concurso por invitación, y el 28% con procedimiento previo de selección.