Gijón: La ciudad rejuvenecida

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

En la década de los 90 del pasado siglo los gijoneses sentían languidecer su ciudad. La crisis industrial parecía condenarla a una lenta decadencia. Muchas de las naves y locales de la siderurgia y el sector naval que hasta entonces habían dibujado un perfil gris de Gijón quedaron sin uso.

Pero la amenaza económica se convirtió en una oportunidad. El cierre de una parte de la industria liberalizó mucho suelo y sobre él comenzó un proceso de transformación urbana que ha dado origen a una ciudad rejuvenecida.

Se rehabilitaron las playas de San Lorenzo, Poniente y El Arbeyal, se abrieron jardines, se reurbanizó la zona del puerto creando nuevas áreas residenciales, se inauguró el Parque Tecnológico que reactivó la economía de Gijón, y se reconvirtió el campus de la Universidad Laboral en una vanguardista Ciudad de la Cultura.

El tratamiento de belleza ha sentado de maravilla a la capital de la Costa Verde española, que de nuevo observa en sus fachadas coloridas los reflejos del océano. Casi desde cualquier parte de su centro urbano puede disfrutarse de un panorama marinero.

Por ejemplo, desde la Cuesta del Cholo (uno de los lugares más concurridos para tomar el aperitivo) se aprecia una vista privilegiada del puerto deportivo de la ciudad. Los barrios de La Arena, Cimadevilla o el revalorizado barrio de Viesques aportan tanto ocio de bares y tapas como paseos tranquilos sintiendo el salitre en la piel. En el resto del casco histórico confluyen comercios tradicionales con tiendas de nuevos creadores.

En el ‘top’ 5 de ciudades

Sus habitantes pueden dejar atrás rápidamente el bullicio urbano a través de los 70 kilómetros de carriles-bici que recorren la ciudad para conectar con las sendas verdes que flanquean la costa.

Para quienes prefieren caminar, se multiplican las posibilidades. Puede optarse por la senda de Rinconin a la playa de la Ñora, o por el camino de Poniente, o por la vía de la Camocha, entre otras muchas que combinan el verde de los prados con el azul oscuro del Cantábrico.

Las escapadas a los alrededores son al menos igual de atractivas. Oviedo está a solo 25 minutos en coche y conduciendo por la Autovía del Cantábrico se alcanzan en media hora localidades tan turísticas como Ribadesella o Cudillero. De hecho, todo Asturias es un paraíso montañoso y costero que luce numerosos parques naturales (Somiedo, Ancares, Picos de Europa…). No parece extraño que según el informe ‘Situación Inmobiliaria 2018’, del servicio de estudios de BBVA, esta región haya registrado el pasado año uno de los mayores crecimientos inmobiliarios del país.

Además, un estudio sobre 30 ciudades españolas realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) concluía que los residentes de Gijón, Pamplona, Bilbao, Vitoria y Logroño eran los que gozaban de una mayor calidad de vida, según 11 criterios entre los que figuraban la sanidad, la educación, la seguridad, el transporte y el medio ambiente. Si estás pensando en cambiar de residencia o en comprarte una segunda vivienda, tal vez deberías darte una vuelta por allí, ¿no crees?