Las ciudades más caras para vivir

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

Dos ciudades suizas, Zúrich y Ginebra, se han alzado con el primer y segundo puesto en el ranking de las ciudades más caras para vivir en 2018. Oslo, la capital noruega, obtendría la medalla de bronce por sus altos precios según el reciente informe publicado por UBS que ha tenido en cuenta para la elaboración del listado el coste de 128 bienes y servicios básicos.

El informe establece a Nueva York (que ocupa la quinta posición en el ranking) como ciudad base sobre la que establecer la comparativa de las demás. Así, en relación con la ciudad que nunca duerme, los precios de Zúrich resultarían un 16,85% más altos, lo que la posiciona como la ciudad más cara del globo.

Entre las ciudades españolas, Madrid es la primera en aparecer en la lista y no lo hace hasta el puesto número 34 con unos precios equiparables al 75,6% de los de Nueva York. Seis puestos por detrás, encontramos a Barcelona (75,6%).

Madrid, entre las 25 ciudades con mayor calidad de vida 

Las conclusiones de UBS se complementan con las de otro estudio reciente, el “Mapping the World Prices” que elabora anualmente el equipo de investigación de Deutsche Bank desde 2012 y que ofrece un panorama global sobre los precios en las ciudades más importantes del mundo y su calidad de vida, para lo que se tienen en consideración diversas variables.

De esta manera, el estudio considera los salarios, la renta disponible después de pagar el alquiler, los índices de hábitos no saludables, el precio de una escapada de fin de semana, del transporte público o de bienes y servicios que abarcan desde un café a un Big Mac pasando por un iPhone, un aguacate o la cuota mensual de suscripción a Netflix, a los que se suman otros parámetros.

Entre ellos, son la calidad de la atención sanitaria, el clima, el precio de la vivienda o el tiempo invertido en ir de casa al trabajo los factores que sitúan a Madrid en un destacable puesto 23, por delante de ciudades como Londres, Nueva York o París. Ahora bien, Madrid ha perdido siete puestos desde la edición anterior y el culpable directo parece ser el precio de la vivienda, en concreto, el precio de los alquileres, con un coste medio de 992 euros por una casa de dos habitaciones en una zona residencial, una cifra que puede parecer alta considerada individualmente pero que sin embargo languidece en comparación a los precios los alquileres en urbes como

Hong Kong (3.234 euros por una vivienda de similares características), San Francisco (3.170 euros) o Nueva York (2.460 euros).

El top 3 de ciudades por calidad de vida lo ocupan, por orden, Wellington (Nueva Zelanda), Zúrich y Copenhague (Dinamarca). 

Zúrich, en lo alto de todas las listas

Zúrich es la ciudad que presume de los salarios más altos pero también de los precios más elevados, un cóctel que le granjea el segundo lugar en lo relativo a la calidad de vida. Como curiosidad, también es la ciudad del mundo en la que tener una cita resulta más costoso: ir al cine, una cena ligera, tomar un par de cervezas y un taxi de regreso a casa es aquí más caro que en cualquier otra metrópoli. Por ello, en tono jocoso, los economistas de Deutche Bank aconsejan casarse joven como política de ahorro. No comentan nada, sin embargo, sobre si conviene dejarse el pelo crecer, ya que el corte masculino, a 40 euros, es también el más costoso del mundo.

El otro extremo de la balanza

Ambos estudios también se han ocupado de establecer el ranking entre las ciudades más baratas, las que cuentan con salarios medios más bajos y las que ofrecen una menor calidad de vida: el salario medio más bajo se ofrece en Yakarta, la capital de Indonesia, con alrededor de 375 euros mensuales, los alquileres más baratos se encuentran en Bangalore (La India), a 250 euros por una vivienda de dos dormitorios. Balanceando ambos extremos, El Cairo resultaría la ciudad más barata para vivir, un 46% en comparación con Nueva York.