Las comunidades vecinales suspenden en accesibilidad

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

Las personas con movilidad reducida o discapacidad tienen problemas de accesibilidad al entrar a más del 99% de inmuebles residenciales españoles. Lo denuncia la Fundación Mutua de Propietarios, que tras realizar un estudio de situación concluye que tan solo el 0,6% de las comunidades cumplen con la normativa de accesibilidad universal.

El 63% de los edificios no son accesibles de la calle al portal, un 22% carece de ascensor y sólo un 29% cuenta con video portero. Pero esta situación no solo impide alcanzar una sociedad más justa e igualitaria en cuanto al acceso físico de la vivienda, también supone un incumplimiento legal. Desde la Fundación de Mutua de Propietarios se recuerda que en diciembre de 2017 finalizó el plazo de adaptación marcado por Real Decreto Ley de 2015 para el cumplimiento íntegro de la Ley general de derechos de las personas con discapacidad y de su inclusión social.

Paga la comunidad de vecinos

El estudio La accesibilidad en las viviendas de España ha analizado más de 2.000 viviendas para llegar a esta conclusión, pero además se ha preguntado cuál es motivo por el que no se llevan a cabo las reformas exigidas por Ley. De este modo, aunque el 40% de los encuestados es favorable a realizar estas mejoras de accesibilidad en su edificio, el desconocimiento legal y los motivos económicos explican su no realización. A estas dos causas principales, se suma también la insolvencia económica de muchas comunidades de vecinos y el envejecimiento del parque de vivienda.

La Ley dice que la realización de las oportunas reformas es responsabilidad de la comunidad de propietarios, que además debe costearlas si se refieren a elementos comunes del edificio. Pueden iniciarse “siempre que lo solicite un propietario en cuya vivienda o local vivan, trabajen o presten servicios voluntarios, personas con discapacidad o mayores de 70 años, siempre que sean razonables y que el gasto no supere las 12 mensualidades ordinarias de gastos comunes”.

Principales problema en la accesibilidad universal

Por tanto información y toma de conciencia son elementos esenciales para aquellas comunidades que quieran avanza en la accesibilidad universal de su edificio, porque las mejoras no son solo necesarias en el interior de la vivienda. En el estudio de Fundación Mutua de Propietarios se destacan algunos de los puntos más críticos a valorar:

  • De la calle al portal. El 63% de los edificios no son accesibles, en la mayoría de los casos porque continúan existiendo escaleras. De hecho solo el 28% de las viviendas tenía rampa, si bien ésta no siempre era funcional. Esto significa que a pesar de su existencia puede no garantizar la accesibilidad por estar muy inclinada, no tener pasamanos, o no ofrecer la anchura de paso suficiente para ir cargado con bolsas de la compra, por ejemplo.
  • Portero automático. El 14% de los edificios no cuenta con este dispositivo, el 32% no es accesible para una persona con silla de ruedas, y solo el 9% es video-portero. Sin embargo es en este punto donde más mejoras de accesibilidad se observan.
  • Puerta de acceso al edificio. Hasta un 25% de los encuestados manifestaron dificultades para manipular la puerta de acceso al edificio, principalmente por su peso o dificultad para utilizar su cerradura. Cuando se analiza si la puerta cuenta con un sistema de retención para mantenerse abierta sola, el 61% no ofrece el mecanismo. Otro de los problemas comunes es que se cierre a mayor velocidad de lo que requiere el paso de vecinos de más edad.
  • Buzones. Más de seis de cada diez no están instalados a la altura adecuada para ser utilizados desde una silla de ruedas.
  • Escaleras. En el 71% de las estudiadas no se ofrecen barandilla de manos a ambos lados de la escalera.
  • Ascensor. Más de dos de cada diez edificios no disponen de esta infraestructura que se considera crítica en materia de accesibilidad, la buena noticia es que más del 60% de los ascensores está en el mismo nivel que el portal. Sin embargo solo el 7% son universalmente accesibles por ofrecer anchura para silla de ruedas o anuncio sonoro o botones en braille para quienes tienen dificultades de visión.
  • Garajes. Es otro de los puntos donde hay gran margen de mejora, solo el 18% son plenamente accesibles y más del 50% de las plazas ofrece problemas de acceso a personas con movilidad reducida.
  • Zonas comunes. Aunque también se constatan mejoras en la accesibilidad a infraestructuras como piscinas o jardines, solo son accesibles en la actualidad al el 54% de ellas.

Son muchos los puntos a trabajar en ese objetivo de accesibilidad universal pero también es importante que las comunidades de vecinos sepan priorizar. En ese contexto, los puntos que se consideran normalmente más esenciales son la existencia de rampa de acceso de la calle al portal si se debe salvar un desnivel y del ascensor.