Los beneficios del “big data” para las pymes y pequeños negocios

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

Una estrategia que funciona

Hace tiempo que los datos se han convertido en el bien más preciado para muchas empresas. Ven en ellos una manera de ofrecer a los consumidores aquello que están buscando. Hablamos de grandes compañías que ya han incorporado en sus equipos al data specialist, un experto en investigar las fuentes e interpretar los datos de los usuarios. En definitiva, usar la información de estos para rentabilizar al máximo el negocio.

De hecho, las grandes corporaciones aseguran que el “uso de los datos aumenta en un 15% el beneficio de la compañía”. Así lo asegura un informe de Forbes Insights y EY. Pero no son los únicos en ver las ventajas, las pymes y pequeños establecimientos también están sumándose a esta nueva iniciativa.

 

Los datos también son oro para las pymes

El big data es un servicio que permite a las compañías reducir sus costes y mejorar la estrategia en base a la información y a los resultados obtenidos. Si analizamos cada sector, el del comercio es uno de los que más rentabilidad puede obtener de este servicio. Pero no solo las grandes empresas, las pymes también pueden analizar los comportamientos de sus clientes, sus gustos, preferencias o el gasto que realizan. El problema es que muchas pequeñas empresas no invierten en este tipo de estrategia porque creen que es demasiado cara. En España, solo el 8% lo hace.

Decisiones como abrir los días festivos, ver qué productos son los más consumidos, conocer el perfil de los clientes o adaptar los horarios de los empleados no se pueden tomar a la ligera. Hay herramientas, como Commerce360 de BBVA, que ayuda a los pequeños y medianos comercios a sacarles el máximo partido a su negocio a través de la interpretación de los comportamientos.

 

El e-commerce, en pleno auge en España

Hace unos años, era impensable realizar una compra por la red. Ahora, el comercio electrónico en nuestro país no deja de crecer. De hecho, en 2016 se registró un crecimiento en la facturación de este tipo de compras del 23, 3% respecto al año anterior. Lo recoge el Informe del Consejo Económico y Social.

De este mismo estudio, se extrajeron otras conclusiones no menos importantes, como que un tercio de la población compra por internet, que un 40% lo hace todos los meses y el gasto medio es de 1.400 euros por persona. A nivel europeo, España ocupa el cuarto lugar en el ranking, por detrás de Reino Unido, Alemania y Francia. Se prevé que el 2017 sea aún más positivo con una perspectiva de crecimiento del 10%.

 

El ecosistema de las startups

En este caso, es crucial pensar en los datos antes –incluso- de la concepción del negocio. Supongamos que un emprendedor tiene una idea, ¿cómo testar que es viable y que su inversión será rentable? Gracias al análisis de los datos, se pueden detectar nuevas oportunidades o confirmar que el negocio que tenemos en mente es una buena idea. De hecho, no será raro escuchar hablar de nuevas herramientas como el design thinking que están sustituyendo a las técnicas más tradicionales y que plantean un ecosistema muy alentador para las startups.