La Navidad también es tiempo de ahorro

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

Estas son unas semanas hechas para soñar, pero si no quieres que al final de mes se conviertan en una pesadilla conviene asumir todos el gasto que implican de manera responsable. De acuerdo, sin un poco de exceso no parece un día especial pero ni tu familia ni tú vais a ser más felices por llenar la mesa de prohibitivos manjares, ni el día de Reyes va a perder emoción por actuar de un modo más racional y, probablemente, educativo: solo se trata de proceder con un poco de método, antelación y consciencia.

Y para darte el empujón a tu nueva faceta de consumidor responsable hemos reunido unos prácticos consejos, que bien se pueden extrapolar a cualquier evento que tengamos en el año, ideas para asegurar que, cuando acaben las fiestas, seguirás siendo el más grande #fandetuhogar. Ya sabes, no gastar más de la cuenta te ayudará a sentirte mejor, porque ya nadie presume de lo que gasta sino de lo que ahorra.

  • Planifica y escalona. Los expertos de la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) ofrecen un método tan sencillo como efectivo. Se deben elaborar tres listas con las principales partidas en compras de las fiestas: alimentación, regalos y juguetes. Esta medida servirá para adquirir solo lo que realmente necesitas, pero además para planificar con tiempo y hacer cada compra en el establecimiento más adecuado.
  • Comparar es ahorrar. Es otro de los consejos básicos para estas y todas las compras. No se debe desperdiciar la ventaja que Internet ofrece a la hora de consultar los precios de forma rápida y cómoda en la web de cada comercio o, quizá de forma más sencilla, usando comparadores. Hoy los hay para cualquier tipo de producto. Para familiarizarte con su uso, puedes empezar por los que ofrece la OCU.
  • Ojo con los créditos rápidos. Abordar el gasto extra que las Navidades implican recurriendo a la oferta de créditos rápidos o minicréditos puede encarecer las compras más de lo que imaginas. Esta es otra de las advertencias de la OCU.
  • No te deslumbres por los descuentos. Debes ser realista. En las semanas previas a la Navidad es difícil que ningún comerciante baje los precios cuando tiene asegurada la demanda. Si piensas que estás frente a un chollo, compruébalo antes de comprar.
  • El trueque está de moda. Y la segunda mano también. Cada vez son más los ciudadanos que identifican estas fórmulas al consumo inteligente. En páginas como Milmodelitos o Closet Emotions puedes encontrar ropa de segunda mano de marca en perfecto estado, otras como Stylelovely suman la oportunidad de intercambiar prendas. Vender el modelazo que tras lucirlo en la pasada Nochevieja languidece en tu armario es también posible, algo para lo que te serán muy útiles aplicaciones como Wallapop. Incluso todo puede ser más fácil si entre tus amistades y familiares establecéis una red de préstamos de esas prendas que se utilizan en tan pocas ocasiones.
  • Do it yourself (DIY). Mucho mejor en castellano, ‘hazlo tú mismo’. El mundo de las manualidades y la artesanía vuelve con fuerza y la Navidad ofrece la mejor de las oportunidades para iniciarse en el reto. En Internet encontrarás miles de ideas para que decores tu casa de una forma única, gastando mucho menos que si recurres a una tienda y sintiéndote más orgulloso del resultado.

Al final se trata de actuar de una forma racional, lo que no tiene por qué restar ni un ápice de magia a las fiestas. En lugar de estrujarse el seso y el bolsillo comprando un regalo para cada miembro de la familia, se puede optar por el recurrido amigo invisible, una fórmula que convierte en un juego el tradicional intercambio de obsequios. Los tíos, nietos y sobrinos también se pueden organizar para hacer un único regalo, una misión que por sí misma hubiera justificado la invención del WhatsApp. Y a la hora de planificar actividades, siempre se puede pensar en casa: hay pocos momentos de disfrute mayor que una tarde de fotos y vídeos familiar o incluso de juegos de mesa. En este post podéis buscar inspiración para nuevas ideas.

También en las facturas de luz y agua

Pero la Navidad es excesiva en todos los sentidos, también en lo que se refiere al consumo de electricidad y agua. De nuevo se impone el sentido común:

  • Utiliza temporizadores para la iluminación exterior de tu vivienda, ya que así podrás controlar las horas de encendido sin ninguna preocupación.
  • Usa bombillas Led para tus adornos o fiestas. Pueden ahorrar hasta un 90% del consumo frente a una lámpara tradicional.
  • Si tienes que reponer estas luces decorativas, no te olvides de que hay una interesante oferta de dispositivos solares. Cuestan un poco más pero la inversión se amortiza pronto en el recibo de la luz.
  • Evita abrir y cerrar reiteradamente el horno, porque para eso disponen de luz interior. Y lo mismo podemos decir sobre el uso del frigorífico.
  • Refrigera las bebidas utilizando la temperatura ambiente. Estas Navidades muchas localidades españolas estarán por debajo de los siete grados, una temperatura adecuada para enfriar bebidas o conservar productos cárnicos curados y frutas y verduras en porches, terrazas o garajes. Además, así despejarás un poco la carga de tu nevera.