¿Por qué el Brexit puede ser una oportunidad de inversión inmobiliaria en España?

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

A finales de enero, el banco norteamericano Citigroup anunció que estaba estudiando trasladar su centro de operaciones en Europa de su actual ubicación en Londres a una capital del continente y Madrid estaba entre las candidatas. Hablamos de una compañía con 9.000 empleados en el Reino Unido y millonarias inversiones inmobiliarias.

Según varios medios económicos, otras importantes entidades financieras, como JP Morgan, HSBC, UBS o Goldman Sachs también están preparando planes para desplazar al menos una parte de su estructura a otras ciudades de la Unión Europea.

Es evidente que el Brexit puede suponer una desinversión en Reino Unido y que va a afectar a casi todos los sectores económicos, pero va a ser especialmente relevante en el inmobiliario.

Como señala un estudio del fondo de inversión BIP Investment Properties, la mudanza de grandes corporaciones supondría un enorme impulso al mercado de oficinas y centros de negocio en las ciudades donde se instalen, además de una importante revalorización de la vivienda residencial en las zonas próximas. Según el BIP, Madrid y Barcelona pudieran estar entre las beneficiadas.

“Aunque la deriva inglesa es indudablemente mala, puede también tener algunos aspectos positivos para España –explicaba en un artículo Luis Garicano, Catedrático de Economía y Estrategia en la London School of Economics–. La más importante es quizás la oportunidad de atraer principalmente al sector financiero y los servicios profesionales relacionados (especialmente de oficina bancaria, tecnología, derecho, regulación, etc.), dada su movilidad, valor añadido e importancia. […] España tiene ciertas ventajas. Nuestras ciudades, en Madrid, Barcelona, Valencia, Málaga, etc., tienen excelente calidad de vida e infraestructuras. Aunque estos argumentos no son determinantes”.

La rentabilidad española es alta

Pero incluso sin que finalmente se produjeran esos cambios masivos de sedes empresariales, el capital que ahora está invertido en propiedades inmobiliarias de Londres y otras localidades británicas podría estar pensando en buscar otros destinos donde obtener una rentabilidad que el Brexit está poniendo en riesgo.

Es lo que sostiene el último informe ‘Tendencias del Mercado Inmobiliario en Europa 2017’, realizado por la consultora PwC y el Urban Land Institute a partir de casi 800 entrevistas a directivos de empresas del sector. Estas son sus principales conclusiones:

  • En un ranking de 30 ciudades europeas elaborado según el interés que despiertan en los inversores inmobiliarios, Londres ha pasado del primer lugar a ocupar el puesto 27. Birmingham, Manchester y Edimburgo, que otros años estaban también entre las 10 primeras, han sido relegadas al final del listado.
  • El 92% de los encuestados cree que durante 2017 la capital británica va a ver recortadas sustancialmente las inversiones, lo que inevitablemente afectará al valor de las propiedades.
  • Esa perspectiva hace que los expertos estimen que la rentabilidad inmobiliaria de Londres se reducirá en un 2,29% a lo largo de este año, con una tendencia descendente en los próximos.

El capital siempre busca la mayor rentabilidad y sabe dónde encontrarla. Según las previsiones del informe del PwC, Madrid estará en 2017 entre las ciudades europeas con un mayor crecimiento de las rentas inmobiliarias, en concreto un 3,83%.

Los datos del Banco de España apuntan también a nuestro país como un generoso receptor de esas inversiones: la rentabilidad en el sector inmobiliario residencial en el tercer trimestre de 2016 fue del 8,3%. Sin duda, el Brexit puede tener aspectos positivos para España.