¿Vivirías en una casa de 15 m2? En Tokio y Nueva York ya lo hacen.

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

La falta de espacio en las viviendas está a la orden del día, pero vivir en un piso pequeño no tiene por qué ser angustioso. Hay quienes prefieren tener una ubicación privilegiada y buenas vistas, aunque eso suponga habitar en pocos metros cuadrados. Además, hoy en día, hay soluciones organizativas que pueden convertir nuestro mini-apartamento en un hogar muy feliz. ¿Quieres descubrirlas?

Pon a prueba tu ingenio

No cabe duda que la falta de espacio nos obliga a ser más ingeniosos, prácticos y encontrar soluciones que jamás hubiéramos imaginado. Vivir en 15 m2 y tenerlo todo: dormitorio, salón, cocina y baño es posible. La clave está en aprovechar no cada metro, sino cada centímetro y ser muy ordenados.
Por ejemplo, a la hora de planificar la cocina, todo depende de la planta. Por pequeña que te parezca, siempre podrás “ampliarla” o aprovecharla más. Uno de los trucos que no fallan es añadir muebles a ambos lados de la cocina si esta tiene planta rectangular. De esta forma, obtendrás espacio doble para el almacenamiento que no te vendrá nada mal. Si la planta es cuadrada, no lo dudes y une cocina con salón para ampliar visualmente el espacio.
Imagina que has derribado el tabique y tu cocina y  salón están unidos. Ahora lo que deseas es separar ambos ambientes, ¿cómo hacerlo? Coloca un sofá grande de espaldas a la cocina, añade una alfombra bonita que te ayude a delimitar el espacio, pon algún cuadro y juega con las luces para distinguirlos.
En el dormitorio, siempre podrás jugar con las dobles alturas y así aprovechar los 15 metros de superficie para la cocina, el baño o el salón, esta ingeniosa idea funciona de maravilla. El baño sería el último de los escenarios por planificar. Obviamente, la falta de espacio te obligará a optar por una ducha en vez de bañera, aunque no por ello tendrás que renunciar a un baño cómodo y práctico. Prescinde de cortinas y opta en su lugar por una mampara de cristal.

El orden será tu gran desafío

Otro de los grandes retos de quienes viven en mini pisos es sin duda el orden, pero hay soluciones muy ingeniosas que te sorprenderán. Eso sí, tendrás que aprovechar cualquier rincón de la casa. Para empezar, debajo del canapé tendrás sin lugar a dudas un espacio de almacenaje increíble. Si tienes doble altura, podrás hacer un vestidor secreto accediendo a través de unas escaleras ocultas tras una puerta. En la cocina, opta por muebles modulares que escondan gaveteros con gran capacidad, que aparecen y que se esconden y dejan oculto todos los alimentos y utensilios de cocina.
La luz se convertirá en tu principal aliado porque te permitirá jugar con los volúmenes, las dimensiones y ampliar visualmente las zonas. A nivel cromático, no hay duda de que los colores blancos realzan los espacios y los convierten en más limpios y grandes.  Otra de las cuestiones que tendrás que hacer es desprenderte de lo innecesario, de aquello que apenas usas y optar por la simplicidad. Te acostumbrarás a vivir solo con lo verdaderamente importante.

Ciudades donde es muy común los “microapartamentos”

En ciudades como Tokio o Nueva York, este tipo de viviendas están muy cotizadas por la falta de suelo que existe en el centro de las urbes. Así que si tu sueño es tener un piso con vistas a Central Park o al centro neurálgico de Tokyo tendrás que sacar el talonario o acostumbrarte a estas dimensiones. De hecho, la artista Felice Cohen se convirtió en noticia cuando enseñó su piso, conocido como el “más pequeño de todo Manhattan”, donde aseguraba que vivía de forma agradable. Eso sí, pagaba 600 euros al mes por él.
En Berlín, el coste de las “tiny house” es mucho menor, 100 euros al mes. Sus arquitectos aseguran que se puede vivir en una casa digna y lo que tratan es de demostrar que cuanto menos espacio se tiene menos necesidades surgen. De hecho, ya hay un proyecto en marcha que tiene previsto ver la luz a finales de 2019 con la construcción de 200 viviendas de este tipo.