Se retrasan las ayudas para comprar o alquilar vivienda. ¿Podrás beneficiarte de ellas?

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

El pasado junio ya se había filtrado el contenido esencial de lo que va a ser el nuevo Plan Estatal de Vivienda que estará en vigor desde 2018 hasta 2021. Su propósito fundamental será facilitar el acceso a la vivienda, ya sea a través de la compra o alquiler, a jóvenes, mayores de 65 y rentas bajas.

El Gobierno tenía previsto que el plan estuviera activo el pasado 1 de enero, pero finalmente se va a retrasar unos meses. Todavía no se ha aprobado el Real Decreto que establecerá su marco legal. Después será necesario autorizar el presupuesto, que rondará los 11.000 millones de euros y, finalmente, habrá que acordar su aplicación con los gobiernos autonómicos, que son las que tienen las competencias de vivienda. Se estima que no entrará en vigor hasta primavera.

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha asegurado que el plan pretende dar un fuerte impulso al alquiler, no solo a través de las ayudas directas a los futuros inquilinos, sino con subvenciones a constructores y promotores que inviertan en alquiler residencial.

 

 

¿Quiénes podrán beneficiarse de las ayudas?

La primera condición general es que quienes opten a las ayudas utilicen la vivienda como residencia permanente y no sean propietarios o tengan alquilada otra vivienda. Las subvenciones estarán dirigidas a:

  • Personas con escasos recursos, cuyos ingresos sean inferiores a tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM). Si se tomara como referencia el IPREM de 2017, ese límite se situaría en 22.365,42 euros anuales. En su caso, según las previsiones hechas públicas por el Ministerio de Fomento, recibirían subvenciones para el alquiler de hasta el 40% de precio mensual, con un límite entre 600 y 900 euros según las circunstancias (localidad de residencia, situación de dependencia, etc.).

 

  • Jóvenes menores de 35 años. Igualmente, su renta no podrá superar tres veces el IPREM. Tendrían acceso a ayudas directas para la compra de vivienda de hasta 10.800 euros o un máximo del 20% de su valor.
    Si pretenden alquilar, la subvención llegaría al 50% de la renta mensual, también con un límite de entre 600 y 900 euros.

 

  • Mayores de 65 años. Recibirían ayudas para el alquiler si cumplen estos requisitos:
    • Ingresos inferiores a tres veces el IPREM.
  • Su patrimonio debe ser inferior a 100.000 euros.
  • Deben haber vivido en régimen de alquiler durante un mínimo de 40 años.

La cuantía será la misma que la que reciben los jóvenes menores de 35 años. Adicionalmente, se les podría conceder otros 200 euros mensuales para los gastos de mantenimiento de la vivienda, comunidad y suministros.

 

  • Promotores que inviertan en proyectos de rehabilitación o regeneración urbana. A falta de la aprobación final, las subvenciones parece que podrían ascender al 40% de la inversión necesaria si edifican viviendas para arrendar y al 60% si acometen rehabilitaciones que incrementen la eficiencia energética.