Seis lugares mágicos para celebrar la noche de San Juan

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

Las antiguas tradiciones paganas con las que se festejaba el solsticio de verano y el culto al sol fueron convertidas en celebración religiosa cuando la Iglesia estableció la fecha de nacimiento de San Juan Bautista el 24 de junio.  Las hogueras y el fuego suponen una forma de proteger del mal durante un año e iluminar la oscuridad con la fiesta y los buenos augurios.

España se llenará de hogueras, pero hay 6 lugares especiales donde se puede sentir toda la magia de San Juan. Estás invitado.

 

  • San Pedro Manrique (Soria). A las 12 de la noche del día 24 los más decididos se descalzan, cargan a la espalda a un amigo y pasan con los pies desnudos sobre las brasas de una hoguera. Es la tradición de San Juan más antigua del país y las más sorprendente: dicen sus protagonistas que nunca se producen quemaduras gracias a la protección divina.
  • Icod de los Vinos (Tenerife). Allí a esta celebración se le llama la fiesta de los Hachitos. Hace siglos, los guanches preparaban ‘hachos’ o antorchas de madera de tea que prendían la noche del solsticio. Hoy en día son banderolas adornadas y rematadas con paños mojados en combustible que se prenden y con los que se procesiona toda la noche, mientras se baila la danza de la isla: el tajaraste.
  • La Noche de los Júas en Málaga. Los Júas son los peleles que se queman en las hogueras de las playas de La Malagueta y La Misericordia como símbolo de purificación. También se lanzan al fuego viejos enseres y deseos escritos en un papel para que se hagan realidad. Luego se salta sobre las llamas y todos se bañan en el mar para limpiar el espíritu. Las barbacoas populares estarán listas después para alimentar el cuerpo.
  • Las Hogueras de Alicante. La celebración comienza cuatro días antes, con la Plantá de decenas de fallas por toda la ciudad, los pasacalles y las mascletás. La noche del 24 al 25 se inicia la gran fiesta con un espectáculo de fuegos artificiales. En ese momento comienzan a arder las fallas y las hogueras en las playas vecinas, repletas de una multitud que permanece despierta toda la madrugada a la luz del fuego.
  • Isil (Lérida). En esta localidad pirenaica se conserva una curiosa tradición que se ha convertido en Patrimonio de la Humanidad. Los hombres del pueblo transportan troncos de pino hasta lo alto de la montaña cercana. Allí prenden uno de los extremos para bajarlos de nuevo, en una procesión de fuego que serpentea por la ladera hasta llegar a la plaza de la localidad. Con los tizones, se pintan cruces negras en la iglesia y luego, con todos los troncos, se hace arder una monumental hoguera.
  • Noche de meigas en A Coruña. Por la mañana, un desfile de carrozas recorre la ciudad gallega transportando a las meigas y su damas, al grito de ‘Por San Juan, las meigas y brujas huirán’. Frente a la iglesia de la Orden Tercera se enciende un fuego ritual, que por la noche será llevado en comitiva para prender las cientos de hogueras de las playas de Riazor, Orbán y Matadero. Los vecinos saltarán hasta nueve veces sobre ellas para ahuyentar la mala suerte.