Sigue estos pasos para crear una oficina en casa cómoda y eficiente

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

Puede que tu empleo te permita teletrabajar, al menos algunos días, desde tu domicilio o que, siendo autónomo, hayas decidido convertir una de las habitaciones de la casa en tu oficina profesional. En ese caso, debes ser consciente de que el entorno que crees va a ser fundamental para sacar el máximo rendimiento a tus tareas.

Según un estudio de ámbito europeo realizado por IKEA, trabajar en un espacio cómodo y eficiente puede incrementar tu productividad hasta en un 25%. De manera que merece la pena diseñar bien cada elemento de ese despacho. Te proponemos seguir, con ayuda de este checklist, un plan de acción para que no se te escape ningún detalle.

 

Para elegir la habitación más adecuada

  Debes contar con espacio suficiente no solo para tener a mano todos los elementos necesarios (ordenador, impresora, material de oficina archivadores…), sino también para poder moverte con comodidad. Los expertos aconsejan disponer al menos de un metro y medio diáfano alrededor de la silla.

  Cuanta más luz natural, mejor. Eso te permitirá ahorrar en electricidad.
 Hay que disponer de cortinas o estores para evitar deslumbramientos.

 En espacios pequeños, se aconseja que la luz artificial sea blanca o azul, porque favorece la concentración.

 Combinar una luz ambiente con otra de trabajo. Mejor lámparas LED, más económicas y de iluminación más precisa.

 Los puntos de luz deben quedar perpendiculares al eje de nuestra visión frontal (para escribir a mano, mejor a nuestra izquierda si somos diestros). Si no es posible, a la espalda del ordenador para evitar reflejos.

 El color de las paredes también influye: como la luz artificial, son preferibles los tonos claros y suaves.

 La temperatura debe mantenerse entre los 17oC y los 27oC con el fin de evitar el estrés térmico.

 La estancia tiene que disponer de un sistema de ventilación constante para no crear ambientes viciados.

 Lo ideal es que sea la habitación más silenciosa de la casa.

 

Para amueblarla

 Mesa: dimensiones. Las medidas mínimas más adecuadas son un metro de anchura, 60 cm de profundidad y 75 cm de altura.

 Mesa ubicación: Lo más alejada posible de la puerta, para favorecer la movilidad, y cerca de la ventana, para aprovechar toda la luz natural.

 Mesa características: Es preferible una mesa con regletas para recoger el cableado de los dispositivos con los que trabajes y no tenerlo por el suelo, lo que puede ser incómodo y peligroso. También tendría que contar con archivadores y/o cajoneras para aprovechar una parte del espacio bajo el tablero.

 Es imprescindible una silla ergonómica. Son muchas las horas que vas a pasar sentado y conviene que se ajuste bien a tu morfología. Las sillas más adecuadas son las regulables en altura e inclinación del respaldo, que debe ser curvo. La base conviene que sea suave y firme.

 Archivadores móviles y fijos para adaptar los documentos y otros materiales a nuestras necesidades habituales y puntuales. Deben ser de acceso rápido, con organizadores para facilitar el orden.

 Las baldas ajustadas a la pared son otro buen recurso para tener los libros de consulta a la vista y a mano.

 Ante todo, funcionalidad. Hay que vaciar la estancia de elementos innecesarios para desarrollar las tareas. Cuantos menos objetos y muebles, mejor, salvo que sean toques decorativos (unas fotos, una planta, recuerdos…) que sirvan para hacer tuyo el espacio y, por tanto, que lo sientas más confortable.

 

Fiscalidad

 Si al dar de alta tu actividad económica señalas un porcentaje de tu vivienda como lugar habitual de trabajo, podrás deducirte en la declaración de la renta la parte proporcional de los gastos de electricidad, agua, gas y cualquier otro gasto de mantenimiento.

Cuando completes este checklist habrás conseguido que tu casa se convierta en la oficina perfecta.