¿Cuánto tiempo se tarda en vender una casa?

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

Poner una casa en venta supone enfrentarse a una operación importante, lo que equivale a decir que el propietario se ve inmerso en un proceso que a veces genera más dificultades de las previstas.

La inmobiliaria Tiko PropTech ha querido averiguar cuáles son los mayores inconvenientes y para ello ha realizado una encuesta a más de mil propietarios que han vendido recientemente su casa. Con los resultados ha elaborado el Informe sobre la vivienda de segunda mano en Madrid.

La mayoría de los encuestados señaló en primer lugar el tiempo transcurrido hasta encontrar al comprador adecuado. Según la Sociedad de Tasación, en el último trimestre de 2017 la espera media en España para la venta de un inmueble fue de 8,6 meses, el doble que en la ciudad de Madrid, donde era de unos 3 meses.

La dinamización del mercado está haciendo que el tiempo medio vaya disminuyendo paulatinamente, sin embargo, para quien necesita obtener capital con el que comprar otra vivienda que ya ha elegido o por estar pasando dificultades económicas, la espera sigue siendo demasiado larga.

No es de extrañar, por tanto, que 4 de cada 10 madrileños estén dispuestos, siempre según el informe de Tiko, a rebajar el precio de venta si con ello pudieran conseguir comprador en menos de una semana. Uno de cada 3 haría un descuento del 5% en el precio; el 8% de los encuestados lo reduciría un 10%, y un 3% de los vendedores llegaría hasta un 20% en la rebaja.

Negociando el precio

El otro gran inconveniente al que se enfrentan los propietarios y que se apunta en el informe es lo farragoso de los trámites administrativos: gestiones con la inmobiliaria, contrato de arras, tasación, notario… Por muy molestas que sean estas gestiones, resultan ineludibles a no ser que cuentes con un abogado que las lleve a cabo por ti.

Entre los otros trastornos que destacan los vendedores son la organización de las visitas de los interesados (lo menciona un 17% de los encuestados), la mudanza (un 4%) y la negociación del precio (un 3%). Este último factor era inevitable que apareciese ya que el propio estudio señala que el 60% de los propietarios negoció a la baja la cantidad final.

Casi el 60% de los encuestados vendió su casa por un precio inferior a los 200.000 euros; alrededor del 25% obtuvo entre 300.000 y 600.000 euros, y solo un 8% consiguió más de 600.000 euros por su propiedad.

Tiko también quiso conocer las razones que llevaron a quienes participaron en el estudio a poner en el mercado su vivienda. Más de la mitad aseguró que lo hizo para tener más espacio o disfrutar de una mejor ubicación; nada menos que un 15% logró así desprenderse de inmuebles heredados; el 10% reconoció que fue una necesidad para lograr liquidez; en el 8% de los casos fue por cambio de trabajo y en un 7%, por separación o divorcio.