Trasteros a prueba de cacos

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

La existencia de trastero se ha convertido en uno de los complementos más valorados en la compra de una vivienda. Disponer de un espacio donde almacenar objetos de uso ocasional o de los que no queremos desprendernos es realmente cómodo. El problema es que los trasteros se han convertido en uno de los objetivos más accesibles para los amantes de lo ajeno.

Su relativo aislamiento de las viviendas en las comunidades de vecinos y el almacenamiento cada vez más común de materiales de valor fácilmente vendibles en el mercado negro como bicicletas, material deportivo para la nieve o el mar, herramientas o muebles pueden ofrecer un suculento botín al ladrón. Y los cacos se mueven por la oportunidad, lo que en la práctica se traduce en la existencia de bandas organizadas especialistas en el robo de trasteros. La prevención frente a esta situación es la mejor medida de protección.

El trastero no es un lugar adecuado para guardar materiales de valor como joyas, ropa de grandes marcas, grandes vinos o antigüedades. Esta es la regla de oro que siempre hay que tener presente. Sin embargo, en la práctica, todos sabemos que finalmente en sus estanterías terminamos almacenando materiales de cierto valor.

Consejos para reforzar la seguridad

  • Invierta en una buena puerta y cerradura. Del mismo modo que lo hizo para proteger la vivienda, es importante instalar una puerta y cerradura blindadas. Los portones metálicos son una de las soluciones más habituales y recomendables. Es importante asegurarnos de que la puerta cuenta con premarco, marco y hoja, ya que evita su apalancamiento, lo que no ocurre cuando el premarco y marco son una única pieza. Recuerde que una puerta acorazada será de poca utilidad si la cerradura no es de calidad y, por supuesto, olvide los cerramientos con una cadena y un candado que apenas ofrecen una resistencia de segundos frente a un ladrón bien pertrechado.
  • Actúe con discreción. Es importante no llamar la atención de los cacos. Si su trastero ofrece una imagen de búnker, actuará de reclamo, ya que será el indicativo de que alberga objetos de valor. Por eso es importante que los vecinos armonicen sus medidas de seguridad. Si no hay acuerdo puede optarse por las llamadas cerraduras invisibles. Instaladas en la trasera de la puerta, son accionables a través de un mando a distancia.
  • Alarma y cámaras de seguridad en el acceso a la galería de trasteros. Las soluciones comunales son las más recomendables y efectivas. Contratar un servicio de alarma es sin duda una buena medida y, si bien cada vez es más habitual, lo cierto es que muchas comunidades no consiguen llegar a este acuerdo por la negativa de los vecinos que no quieren incrementar los gastos generales. En el caso de cámaras de seguridad, su grabación tan solo actuará de medida disuasoria, ya que no impedirá el robo.
  • Anclaje de seguridad en los objetos de más valor. Uno de los objetivos más habituales en el robo de trasteros es la bicicleta. Sobre todo en el caso de que ésta tenga especial valor, es recomendable instalar un sistema extra de protección anclado a la pared o al suelo. Este sistema puede ser empleado para proteger otros objetos a través de arcones y armarios de seguridad comercializados por algunas firmas especializadas, que además permiten una excelente optimización del espacio.

Si el robo se produce

 Cualquier sistema de seguridad es franqueable por el caco experto, por lo que conviene adoptar otras cautelas extras.

  • Seguro. Los seguros con cobertura de robo en vivienda más comunes ya incluyen la protección del trastero, siempre que esté ubicado en el mismo inmueble. En cualquier caso, conviene asegurarse de que queda especificado en las cláusulas del contrato firmado. Aunque las variables en el mundo del seguro son muchas, lo habitual es que se cubra hasta un máximo de indemnización por objeto con un límite total por siniestro en trastero.
  • Declaración previa de los objetos de valor. En el caso de que esté previsto guardar en el trastero objetos de especial valor, por lo general por encima de los 3.000 euros, es recomendable advertirlo a la hora de contratar la póliza de seguro.
  • Inventario actualizado con fotos. En el caso de robo, será de gran utilidad para presentar la denuncia a la policía pero también para realizar los trámites con el seguro. Hay que tener en cuenta que tendremos que presentar la denuncia al seguro, y este documento facilitará los trámites. Como es conocido, si disponemos de fotos de los objetos, aumentan las posibilidades de recuperación.