Trucos para iluminar una casa con pocas ventanas

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Valóralo)

La luz natural es un bien muy preciado y todas las casas que gocen de ella, deberían aprovecharla al máximo. Sin embargo, no siempre disponemos en nuestro piso de ella y por eso, hay que buscar la manera de conseguir un hogar bien iluminado. Elegir la potencia adecuada, dirigir la luz o crear ambientes muy cálidos es posible con la luz artificial. Tan solo hay que conocer todas las posibilidades y elegir la que más nos interese.

Qué hacer para no caer en el error

Muchas veces caemos en el error de pensar que cuanta más potencia lumínica tenemos en casa, mejor iluminada estará. Pero no es así. Lo cierto es que no es fácil conseguir tener la intensidad adecuada y muchas veces pecamos de exceso o carencia, pero afortunadamente no es un mal sin solución. Lo que debemos hacer es analizar bien todos los puntos de luz que hay disponibles en cada habitación y pensar lo que queremos conseguir con cada uno de ellos.

Es importante saber que cuando un mismo punto genera demasiada iluminación, como puede ser una lámpara, el efecto visual que conseguiremos será el de reducción del espacio. Teniendo en cuenta esta premisa, veamos qué podemos conseguir.

Crear ambientes con vida

Lo interesante de la iluminación artificial es que podemos conseguir lo que queramos. La creación de ambientes es una de las grandes ventajas. Por eso, en un salón tendremos que pensar bien qué puntos queremos destacar. Si tenemos una librería, podríamos destacar este espacio con luz dirigida, consiguiendo así una mayor sensación de movimiento y de ligereza. Si tenemos en el salón una zona de comedor, podríamos potenciar a través de unos focos dirigidos o de una lámpara sobre la mesa ese punto de reunión. Si apostamos solo por un único punto lumínico, caeremos en el error de crear entornos sin vida, planos y aburridos.

Maximizar los espacios

Hoy en día, la falta de metros cuadrados nos hace crear espacios multidisciplinares. Por ejemplo, un salón ya no es solo el lugar donde vemos la televisión. En muchos hogares, es la zona de la casa donde los niños juegan, donde hacen los deberes, donde recibimos a los amigos o donde nos tiramos toda la familia a ver una película. Por eso, es importante tener en cuenta las necesidades personales y delimitar las zonas. Esto lo puedes hacer a través de la decoración, del mobiliario, del color y también a través de la luz.

>Ahora bien, tampoco debemos crear más de 3 áreas dentro de un mismo ambiente porque entonces conseguiremos el efecto contrario al deseado: habrá tantos puntos de atención que ninguno de ellos destacará sobre los demás.

Iluminar espacios pequeños

Este es el gran reto que existe en la mayoría de los hogares: habitaciones de pocos metros cuadrados, con pocas ventanas o ninguna, y el mismo objetivo: agrandar el espacio y a la vez hacerlo más cálido. ¿Cómo conseguirlo? En primer lugar debes evitar que el espacio tenga muchas lámparas, especialmente de pie, porque ocupan mucho y empequeñecerán la estancia. Busca mejor focos que se puedan empotrar en los techos o en las paredes para aligerar el espacio sin renunciar a una adecuada iluminación. También puedes jugar con las luces y las sombras que surgen cuando proyectamos los focos hacia la pared, consiguiendo efectos muy interesantes y decorativos.

Los apliques de la pared son otra buena opción cuando tenemos poco espacio porque se cuelgan de la pared, consiguiendo los mismos resultados que cualquier lámpara ocupando mucho menos.

Otros trucos que podemos considerar

En muchos cuartos de baño, no hay ventanas. En un recibidor, tampoco. Habitualmente son espacios bastante oscuros, pero podemos convertirlos en lugares muy cálidos y agradables gracias a un doble aliado: la luz y los espejos. Los espejos ampliarán visualmente el espacio gracias al reflejo de la luz sobre ellos.

También podemos tener en cuenta este otro truco: cuando tenemos una estancia con los techos altos, podemos abrir unas ventanas en la parte superior. Aunque no tengamos luz natural, sí puede recibir la luz que fluye por el resto de la casa y aprovechar así todos los recursos.